HISTORIA, ARTE Y MUSICA

En este edificio de incalculable valor histórico y artístico exquisitamente restaurado, sólo el órgano (una de sus más preciosas posesiones) aguarda para ser restaurado. La última restauración de la Catedral Primada fue confiada por el Cardenal Mario Revollo Bravo (1984-1995) al canónigo Juan Miguel Huertas Escallón y al arquitecto Jaime Salcedo. El objetivo fue responder a los problemas de seguridad y estabilidad del edificio, los requerimientos funcionales y litúrgicos que primaban en la organización final del presbiterio y la nave, la actualización de las instalaciones hidráulicas, de luz y sonido, que debían integrarse mejor a la arquitectura de la Catedral, y la preservación y recuperación de los valores arquitectónicos, estéticos y artísticos del monumento.

Las obras se concluyeron en 1998 con el Arzobispo Pedro Rubiano Sáenz, dándole a la Basílica el aspecto actual.

Desarrollo por San Pablo Multimedia